Tregua comercial favorece al peso

Tras varias semanas de agresiones y amenazas de un escalamiento en la guerra comercial, Estados Unidos pactó la semana pasada una tregua con la Unión Europea y se reanudaron los trabajos para la renegociación del TLCAN con nuestro país, lo que sin duda le vino a dar un respiro al peso que llegó este año a tocar niveles máximos cercanos a 21 pesos-dólar, para cerrar el viernes pasado en 18.6305

La semana pasada se tuvieron grandes avances al reunirse Jean-Claude Juncker y Donald Trump en la Casa Blanca, donde se acordó una tregua de 120 días; es decir, hasta finales de noviembre, en la que se estableció que no se aplicaran aranceles a las importaciones de los vehículos europeos, lo cual fue ampliamente celebrado por Alemania, que hubiera resultado el país más afectado por esta medida; sin embargo, los aranceles establecidos al acero y el aluminio seguirán vigentes.

Lo anterior evitó lo que se antojaba podría terminar en una guerra comercial a nivel global y dará tiempo para brincar las elecciones intermedias que se llevaran a cabo precisamente en el mes de noviembre y que son claves para que la administración Trump pueda mantener la mayoría en el Congreso y eventualmente busque la reelección presidencial.

Como resultado del acuerdo entre Estados Unidos y la Comunidad Europea, se estableció un grupo de trabajo que buscará reducir aranceles, barreras comerciales y subsidios a los productos industriales, en los cuales no se incluirán los automóviles, a cambio de una jugada que yo juzgaría como hábil, al manifestar Juncker el interés de la Unión Europea en incrementar sus importaciones de soya estadounidense en un momento en el que los productores estadounidenses están sufriendo la guerra comercial con China, principal importador de esta oleaginosa, y las de gas natural licuado.

De hecho, todo parece indicar que el presidente Trump ha empezado a darse cuenta de que todo este asunto de la guerra comercial empieza ya a generar afectaciones en su propia casa, debido a la inconformidad que ha manifestado un grupo de electores muy importante que lo apoyó para su elección y que resulta ser agricultor del medio oeste estadounidense que se queja por las afectaciones en los precios de la soya por la baja que implicarán en sus exportaciones al gigante asiático, lo que generó que el pasado martes el presidente Trump anunciara un programa de apoyo temporal por 12,000 millones de dólares a los agricultores de su país. Sin duda, Trump no puede arriesgarse a verse afectado en las próximas elecciones.

De la mano de esto, Trump envió muy hábilmente una carta al virtual presidente electo de nuestro país, manifestándole su interés por acelerar la conclusión de la modernización del TLC y, el mismo jueves, representantes del equipo de transición junto con el equipo de negociación del gobierno federal se reunieron con el representante comercial de la Casa Blanca, donde se anunció que se buscaría concluir la renegociación a más tardar en agosto. Casualmente, México es uno de los principales importadores de maíz amarillo producido en ese país.

De hecho, Estados Unidos ha buscado presionar a Canadá, informando que estarían dispuestos en principio a llegar a un acuerdo bilateral primero con México, aunque nuestro gobierno ha manifestado su interés en que el acuerdo sea signado por los tres países.

Todo lo anterior le dio un respiro a la cotización del peso frente al dólar al haber avanzado del pasado 27 de mayo al cierre del viernes 4.65%, equivalente a casi 90 centavos por dólar.

Mi recomendación es la de aprovechar la apreciación del peso para fijar niveles de tipo de cambio baratos a través de futuros en el MexDer, debido a que los datos de inflación publicados la semana pasada por el Banco de México dejan muy en claro que se verá obligado a incrementar su tasa de referencia de la mano con la Reserva Federal, donde el viernes, además, se dio a conocer un crecimiento del Producto Interno Bruto robusto en la Unión Americana.

A pesar de que hay optimismo en el tema comercial para México, un tuit lo puede cambiar todo. ¡No se confíen!

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *