Todo cambió

Autor: Director General GAMAA Derivados Alfonso García Araneda

Al inicio de este año, las perspectivas de crecimiento económico eran muy diferentes. De hecho, los bancos centrales se preparaban para dar por terminado un largo periodo de relajación monetaria y la expectativa, incluso, era que las tasas de interés de referencia comenzarían a subir a fin de evitar presiones inflacionarias. Hoy el panorama es completamente diferente

Agencias calificadoras, organismos financieros internacionales y bancos centrales han sacado las tijeras en diversas ocasiones para reducir las perspectivas de crecimiento económico a niveles incluso en los que se ha llegado a hablar de una posible recesión global.

Así, 14 bancos centrales tan sólo en septiembre disminuyeron su tasa de interés, destacando el Banco Central Europeo (BCE), el cual a inicios del año hablaba de que dejaría de ofrecer estímulos al mercado por ya no ser necesarios, y en el caso de la Fed de Estados Unidos, se apostaba incluso por tres incrementos en su tasa de referencia.

De hecho, el BCE anunció su mayor paquete de estímulos monetarios de los últimos tres años al recortar su tasa de depósitos a -0.50 desde -0.40%, su nivel más bajo en la historia.

Adicionalmente, comenzará con un nuevo programa de compra de activos por valor de 20,000 millones de euros mensuales a partir de noviembre sin una fecha específica de vencimiento.

Por su parte, la Fed redujo por segunda ocasión en el año su tasa de interés en 25 puntos base a un rango entre 1.75 y 2%, con el fin de darle soporte a su economía frente a la incertidumbre global, a pesar de que datos macroeconómicos internos en las últimas semanas han estado mejor de lo esperado.

Cabe destacar que la decisión para bajar la tasa estuvo dividida ya que de los 10 miembros que tienen voz y voto, siete estuvieron a favor de recortar 25 pb, uno de disminuir 50 pb y los dos restantes de mantener las tasas.

No obstante, lo que señala el informe es que siete integrantes del Comité Federal de Mercado Abierto esperan un recorte adicional de 25 pb para este año, mientras que cinco miembros no esperan más recortes y los cinco restantes piensan que el recorte reciente es un error.

Para abonar a la incertidumbre, la Fed de Nueva York inyectó 53,000 millones de dólares al mercado de reportos, el cual es un mercado 24 horas donde la tasa llegó a tocar niveles de 10% el pasado martes, mostrando una clara falta de liquidez en el mercado de corto plazo.

La Fed de Nueva York continúo inyectando recursos a lo largo de la semana, en un intento por disminuir las tasas en el mercado secundario. Si la visión del mercado difiere entre los miembros de la Fed, imagínense lo que sucede entre los propios participantes del mercado. Esto se llama volatilidad.

Por lo pronto, esta semana será el turno de Banco de México decidir sobre su política monetaria, donde el mercado apuesta por una reducción en la tasa de referencia de 25 puntos base para ir de la mano con la Reserva Federal y tratar de aliviar la expectativa de desaceleración económica que también aqueja a nuestro país, particularmente cuando se han tenido claras señales de una disminución en las presiones inflacionarias.

El Banco de México tendrá que ser particularmente cuidadoso al mover la tasa de referencia, ya que es precisamente el diferencial de tasas tan atractivo que existe entre México y Estados Unidos lo que ha impedido que haya hasta el momento, una depreciación mayor del peso.

Si bien es cierto que los bancos centrales han movilizado sus arsenales de política monetaria tratando de evitar una recesión, también es cierto que este viraje en la política monetaria a nivel global tiene repercusiones en los mercados accionarios, de divisas y de materias primas, donde además, la guerra comercial entre Estados Unidos y China no tiene para cuando terminar, la incertidumbre sobre el Brexit, cada vez más cercano, y los conflictos geopolíticos en Medio Oriente provocan una sensación de incertidumbre en los mercados.

Todo cambió en los mercados, pero la volatilidad seguirá siendo la constante.

No dejen de tomar coberturas.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *