¿Qué pasó con el peso?

Vamos a tomar coberturas: Sin duda, la apreciación que hemos visto del peso frente al dólar en las últimas sesiones ha sido impresionante. El viernes pasado cerró por debajo del piso psicológico de 18 unidades por dólar; niveles similares a los operados en agosto del 2016. Con pocos fundamentales que justifiquen la rapidez con que se ha fortalecido nuestra moneda; y mucha liquidez que puede conducir a una depreciación, en momentos de alta volatilidad.

Y es que la semana pasada, el peso se apreció 1.40% para ubicarse en 17.9060 unidades por dólar. Este nivel representa una variación positiva de 13.24% en lo que va del año; y una recuperación de 18.46% frente al nivel máximo de 21.96 unidades que alcanzó en enero.

Son varios los factores a los que se les atribuye la fortaleza del peso:

Desde hace cuatro semanas se ha observado una estrecha relación entre el debilitamiento del dólar y el fortalecimiento del peso. Lo primero derivado de datos económicos que sugieren que las estimaciones de crecimiento de Estados Unidos pueden ser elevadas; pese a que el mercado laboral se observa fuerte y a la incertidumbre que ha generado la nueva administración en torno a políticas de comercio y acuerdos internacionales.

Sin embargo, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió elevar su tasa de referencia 25 puntos base a un intervalo de 1 a 1.25%; considerando relevante el fortalecimiento del mercado laboral y dejando en claro que uno de sus objetivos es empezar a reducir su muy abultado balance. Esto nos habla de un claro endurecimiento de su política monetaria; lo que puede resultar en presiones adicionales a nuestro peso y obliga a Banco de México a actuar en consecuencia para ponerle freno a la inflación.

De hecho, esta misma semana el Banco de México llevará a cabo su reunión de política monetaria; en la cual el consenso de analistas del mercado espera que eleve su tasa de referencia en 25 puntos base, muy en línea con la Fed; para ubicar a la tasa objetivo en 7 por ciento. Será interesante ver cómo reacciona el mercado cambiario ante este movimiento.

Otro factor habría sido el comportamiento positivo que se ha venido observando en los precios del petróleo como consecuencia de la decisión tomada por los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y algunos otros países no miembros; de mantener el acuerdo de congelar la producción de crudo hasta marzo del 2018; sin embargo, la semana pasada retrocedió 2.51% ante la posibilidad de incumplimientos del acuerdo por varios países de medio oriente y expectativas de que el propio Estados Unidos pueda estar incrementando su producción; lo cual es negativo para el peso.

Como se darán cuenta, no hay muchas razones que pudieran explicar el reciente fortalecimiento tan pronunciado de nuestra moneda. ¡Hay que tomar coberturas!

En mi experiencia, cuando se ven movimientos de precios tan fuertes y tan rápidos en los mercados; se deben principalmente a razones especulativas más que fundamentales; donde los inversionistas, se pueden salir de sus posiciones tan rápido como entraron y generar el efecto contrario en cuestión de días.

Desde el punto de vista fundamental existen varios riesgos para nuestra moneda; las fuertes presiones inflacionarias que se han sentido en México, han obligado a Banco de México a actuar diligentemente en incrementar las tasas; lo cual puede tener un efecto positivo en principio para el peso; pero también pueden afectar el ritmo de crecimiento de nuestro país, lo que sería negativo para nuestra moneda y la economía en general.

Adicionalmente, tan pronto como en agosto próximo, estaremos sentados a la mesa de negociaciones con los Estados Unidos y Canadá para el TLCAN; y donde si bien es cierto que el discurso se ha moderado para dejar la puerta abierta a un Tratado modernizado conveniente para todas las partes; también es cierto que la política de los Estados Unidos en la actualidad ha sido cambiante, lo cual generará volatilidad.

Nadie sabe exactamente lo que pasará, lo que es un hecho es que habrá volatilidad y hay que tomar coberturas.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Facebook: GAMAA Derivados
Twitter: @gamaaderivados
LinkedIn: GAMAA Derivados

Ponte en CONTACTO con nosotros

Llámanos al: 55-9000-3266

Tomar coberturas

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *