El balance del 2019

Autor: Director General GAMAA Derivados Alfonso García Araneda

Los que nos leen estarán de acuerdo en que este año fue uno muy complicado para la economía a nivel global y para México en lo particular.

Hace un año, los mercados apostaban por una política monetaria restrictiva de los bancos centrales, donde la expectativa era que la Reserva Federal estadounidense (Fed) incrementaría en por lo menos tres ocasiones su tasa de referencia a fin de evitar que la economía más grande del mundo experimentara presiones inflacionarias, debido al fuerte impulso económico que había venido mostrando. 

Hoy, tras un fuerte viraje en las perspectivas económicas que claramente han apuntado a una desaceleración, consecuencia de una guerra comercial que ya lleva más de un año entre las dos principales economías del mundo, la Fed ha recortado en tres ocasiones su tasa de referencia y con posibilidades de que en el 2020 se mantenga sin cambios a fin de evitar caer en una recesión.

Sin duda, esta década se ha caracterizado por ser la de mayor política intervencionista por parte de los bancos centrales, ya que recortaron las tasas de interés más de 50 veces durante la última década e instituyeron programas de QE de impresión de dinero por valor de casi 11 trillones de dólares entre la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón.

Con su consecuente impacto en las cotizaciones de los mercados de deuda, accionarios, de divisas y materias primas en todo el mundo.

En México, la autoridad monetaria nacional ha tenido que actuar en consecuencia, y el jueves pasado el Banco de México recortó en 25 puntos base por cuarta ocasión en lo que va del año, su tasa de referencia al ubicarla en niveles de 7.25% contra 8.25% que se encontraba al inicio del año. 

Lo anterior ha dado un impulso al mercado accionario, donde el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), a través del S&P/BMV IPC, ha ganado 6.88% en lo que va del año, pero aún es un rendimiento magro. 

Eso si se compara con las Bolsas estadounidenses en donde los índices Dow Jones, S&P y Nasdaq acumulan ganancias de 21.98, 28.50 y 34.51% respectivamente.

Por su parte, el peso se ha tirado a la fiesta al apreciarse frente al dólar 3.72% anual para ubicarse en niveles de 18.93 al cierre del viernes. Lo anterior ha tenido mucho que ver con el diferencial positivo de tasas entre Estados Unidos y México, por lo que el Banco de México tendrá que ser muy cuidadoso en el manejo de su política monetaria, pero también por la reciente noticia de la aprobación del T-MEC en la Cámara de Representantes de Estados Unidos; si bien es cierto que es una buena noticia que abona en favor de la certidumbre, todavía falta que lo apruebe el Senado de ese país, en un año particularmente complicado políticamente hablando, debido a las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo en ese país el próximo mes de noviembre y en medio de un juicio político en contra del presidente Trump. 

Por su parte, los mercados también cierran hasta este momento en un tono positivo por el acuerdo verbal de la Fase 1 para dar por terminada la guerra comercial entre Estados Unidos y China, con la promesa de que será en enero cuando quedará firmado, pero también sabemos que un tuit puede cambiarlo todo y aún no hay claridad sobre las condiciones finales en las que se pactará, pero, por lo pronto, la incertidumbre que ha generado esta guerra comercial ha provocado que las principales agencias calificadoras y diferentes organismos hayan recortado calificaciones y expectativas de crecimiento para la economía global en el 2020.

La moneda está en el aire y arrancaremos una década nueva llena de oportunidades, pero también de volatilidad.

Mis mejores deseos para esta nueva etapa y que el 2020 sea un año lleno de coberturas.

Los veo en enero.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Ponte en CONTACTO con nosotros

Llámanos al: 55-9000-3266

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *