Crisis sin precedentes

Autor: Director General GAMAA Derivados Alfonso García Araneda

Como mexicanos, siempre hemos vivido en medio de la palabra crisis, como la crisis del 87, el error de diciembre del 94, la primera crisis a nivel global del sector financiero que impactó fuertemente a la economía en el 2009, acompañada de la influenza H1N1.

Sin embargo, en esta ocasión es diferente, ya que como comentábamos en este mismo espacio hoy estamos viviendo una crisis de salud, que contagió a los mercados financieros y que terminará por enfermar gravemente a la economía global.

En el pasado, las crisis estuvieron focalizadas en regiones, y el contagio se dio con un impacto diferenciado en los distintos países. Hoy, esta crisis nos afecta a todos por igual, y con una velocidad impresionante.

Hace apenas poco más de 15 días, el reporte emitido por el Departamento del Trabajo de Estados Unidos referente a las solicitudes de subsidio por desempleo nos mostraba que poco más de 280,000 personas habían solicitado dicho apoyo. El jueves pasado, este apoyo fue requerido por más de 6 millones de personas.

Para aderezar este reporte, el viernes conocimos los datos de empleo en la Unión Americana, y es modesto decir que fueron fatales. Tan sólo en marzo se perdieron 701,000 empleos, rompiendo una racha histórica de 113 meses consecutivos de generación de empleo.

La tasa de desempleo pasó de 3.5% en febrero a 4.4% en marzo, y debido a la velocidad con la que se ha incrementado, diversos economistas pronostican que en este mes podría alcanzar la impresionante cifra de 10 por ciento.

Debido a que la medicina que se ha aplicado a nivel global es aislarse, cancelar vuelos, cerrar hoteles, suspender el turismo y limitar el comercio, las cadenas de producción se han visto interrumpidas, por lo que industrias como la automotriz se han visto gravemente afectadas.

Durante el fin de semana tuve acceso a un documento intitulado “The SAI Report”, en el cual explican de manera muy clara cómo podrían verse afectados diversos sectores de nuestra economía, incluido el automotriz.

En él se muestra cómo las compañías integradas a cadenas de valor globales representan en México solamente 0.1% de las unidades económicas, pero aportan 10% de la producción total a nivel nacional y generan 5% de los empleos en nuestro país.

Dentro de este grupo se encuentran las compañías que producen equipo de transporte, las cuales representan 44.3% de la producción de este grupo y generan 27.6% del empleo.

El impacto en la fuerza laboral no viene solamente por el lado de los empleos directos que generan, sino también por los indirectos, por lo que el reporte estima que la crisis en este sector podría generar, en el mejor escenario, pérdidas en producción equivalentes a 600,000 millones de pesos y casi 500,000 empleos.

Consecuencia de esta crisis, diversos países han implementado ya esquemas de apoyo a sus economías con el fin de evitar la quiebra masiva de empresas con su respectivo impacto al desempleo y por ende al consumo, motor indispensable del crecimiento económico, particularmente en economías como la de Estados Unidos; sin embargo, frente al tamaño de la crisis, estas medidas parecen ser aún insuficientes.

Es curioso que la tendencia en los nuevos modelos económicos y políticos del planeta se hubieran tornado proteccionistas y hoy vamos a requerir hacer un gran esfuerzo por tratar de impedir que se rompan las cadenas de valor y producción a nivel global para poder salir adelante.

Dicho en idioma humano, la crisis global deberá ser enfrentada con un enfoque de solución global.

Los seres humanos tendremos que trabajar como un solo equipo y la forma de hacer negocios cambiará radicalmente.

Ante esta crisis sin precedentes, los mexicanos debemos estar más unidos que nunca, trabajar en equipo, hacer a un lado las divisiones y utilizar nuestra creatividad para salir adelante generando también propuestas sin precedentes.

Esta crisis también pasará, que no les quepa la menor duda, pero requerimos trabajar todos en equipo y como uno solo para salir fortalecidos.

Mientras más tiempo tardemos en normalizar la economía, la crisis será más profunda.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WEBtwitter.png
Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WEBfacebook.png
Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WEBlinkedin.png

Ponte en CONTACTO con nosotros

Llámanos al: 55-9000-3266

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *